Elaborando vinos de calidad desde 1960

INSTALACIONES

Modernidad y tradición se unen en el proceso de elaboración de nuestros grandes vinos, acero y maderas de robles se conjugan para dar la máxima expresión de calidad a nuestros caldos…

La uva, materia madre, permanece el mínimo tiempo en las cubas de transporte, lo que permite que llegue en óptimo estado a su punto de destino: el “lagar”. Situado dentro de nuestra finca es donde desarrollamos la maravillosa tarea de transformar la uva en vino. Para este proceso utilizamos tecnología de vanguardia siendo el acero el componente mayoritario, desde nuestra tolva de recepción de uva, hasta los depósitos de fermentación controlada que hacen posible poder imprimirle ese carácter tan peculiar que distinguen nuestros vinos.

El proceso de crianza y envejecimiento se efectúa en botas de roble americano y con el sistema típico de la zona al que denominan criaderas. nuestros vinos van envejeciendo lentamente en nuestras bodegas donde la temperatura y la humedad son siempre constantes permitiendo las óptimas condiciones para la crianza.

Los vinos del Bajo Guadalquivir te llegan al alma y te atrapan para siempre, por cómo transmiten el sentir y el carácter de sus habitantes.